La Corrala y Somonte: un relato gráfico

Imagen

“Fuente en la Corrala Utopía. Desde que la ciudad les cortó el agua, los habitantes de la Corrala Utopía hacen cinco viajes al día a la fuente…”. Uno de los dibujos de Molly Crabapple para la Corrala. / Crédito: Vice

La joven dibujante Molly Crabapple ha retratado para la revista Vice la forma de vida de las gentes de la sevillana Corrala La Utopía y de la finca ocupada de Somonte, en Córdoba. Las ilustraciones muestran las dificultades a las que se enfrentan estas personas y ensalzan la dignidad de su lucha.

En su viaje a Sevilla, la dibujante estadounidense Molly Crabapple no quiso visitar su Catedral, ni los puentes sobre el río, ni el barroco de sus iglesias. Crabapple se ha interesado por la Corrala La Utopía, el bloque de pisos donde viven treinta familias sevillanas que, tras perder trabajo y vivienda, se ven obligadas a ocupar un edificio vacío. La historia de lucha de esta Corrala ha trascendido las fronteras del país y se ha convertido en un símbolo de la resistencia frente a la catástrofe española.

Muchos medios extranjeros han retratado el día a día de la Corrala, pero la radiografía que esta dibujante propone es muy diferente. En su primera columna en Vice, medio estadounidense en el que a partir de ahora publicará mensualmente, Crabapple transporta al lector a dos símbolos de la lucha del pueblo: la Corrala La Utopía y la finca ocupada de Somonte, en Palma del Río (Córdoba).

Al retrato humano y sensible de sus gentes y sus formas de vida le acompañan cinco ilustraciones en las que resume aquello que pudo ver durante su visita: los niños de la Corrala y la fuente de la que recogen agua desde que el Ayuntamiento les cortó el suministro, el hermoso rostro de una jornalera anarquista que resiste en Somonte. Crabapple se sirve de su arte para transmitir la realidad de la lucha contra la crisis, poniendo así su grano de arena. El arte contestatario, que apoya a la lucha social, también puede considerarse lucha.

No es la primera dibujante que se vuelca en retratar un fenómeno social. Esta historia recuerda a la de Enrique Flores, el ilustrador que acudió el 15 de mayo a la manifestación convocada en Madrid, libreta en mano, y desde ese día se dedicó a dibujar lo que sucedía a su alrededor, convirtiéndose en un cronista visual del surgimiento del 15-M.

mani-democracia-ya002

Uno de los dibujos con los que Enrique Flores retrató los primeros días del Movimiento 15-M / Crédito: Yorokobu

Fuentes:

– Artículo de Crabapple en la revista Vice

– Revista Yorokobu

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s